sábado, 13 de abril de 2013

Espinacas Labradas





"Ya vienen las madres monjas

con las hopalandas puestas

y los picos coloraos,

para beberse el aceite

que tenemos preparado"


Copla Popular


Écija (Sevilla)




COCINA TRADICIONAL

Muy Buenas Noches, vaya calor que nos ha llegado de repente. Año loco en lo referente al clima donde los haya. Hoy toca Espinacas, una variante más de esta rica verdura tan típica en nuestra tierra.

Esta vez hemos vuelto a Écija para probarlas en sus bares y tabernas. Plato muy extendido que no es preciso sacar del olvido, plato que convive entre nosotros como parte de un legado de nuestra vieja tradición gastronómica.

Sin duda de reminiscencias árabes de la cercana Córdoba. Nos llegaron las espinacas procedentes de la lejana Persia, introducida en el siglo XI por Andalucía y extendiéndose hacia toda Europa rápidamente.

Siempre recomendaré cocinarlas en cazuela, su sabor cambia y no olvidéis de esa combinación suntuosa que es el Aceite de Oliva y las Espinacas. Jugad con la cuchara de madera, he impregnaros por los olores y ese verde esmeralda que de vez en cuando somos capaz de sacar, aquellos/as cocineros/as que le damos importancia al color y la presencia.

Pasadlo Bien y Cuidaros


Saludos, Ricardo.



INGREDIENTES


I Kg. de Espinacas

1/2 de Aceite de Oliva Virgen Extra

250 gr. de Pan Frito

8 Dientes de Ajo

1 Ñora 

Pimentón

Vinagre 

Sal






ELABORACIÓN

Si son frescas lavarlas bien en abundante agua, trocearlas y cocerlas en agua hirviendo. Refrescar en agua fría, adquiere mejor color. Escurrirlas bien, si es posible presionándolas con las manos.

En Aceite y a poco fuego freímos los dientes de Ajo. 
Apartamos y freímos el Pan empapado de unas gotas de Vinagre.

Ahora este refrito se machaca o maja en el mortero añadiéndole el Comino molido, Sal gorda y unos trocitos de Ñoras o Pimientos Choriceros. (Yo suelo reservar unos dientes de Ajos para más adelante)

Ahora en cazuela de barro calentamos Aceite y freímos el Pimentón con cuidado que no se queme; le añadimos los dientes de Ajos que hemos reservado del majao y las Espinacas. 

Removiendo gustosamente con la cuchara de madera.

Añadimos seguidamente el majao, removemos con mucho arte y gracia. Cuando consideremos le añadimos un poco más de Aceite si fuese menester. 

Recordad el dicho:

"Le va también como el aceite a las espinacas"


Rehogamos a gusto del consumidor...

Decoramos con Pan frito; y ya sabéis Sal y Pimienta negra siempre a punto.



OBSERVACIONES


Le va muy bien una Guindilla, el Vinagre de buen Vino y el Pimentón de la vera, que me encanta, por cierto. Se suele comer tanto en frío como en caliente. Plato muy popular en la comarca.

De las Espinacas, decir que nos llegaron desde la lejana Persia y que los árabes la introdujeron en España hacia el siglo XI y se extendió por toda Europa alrededor del s. XV.

Cabe resaltar que esta planta, aun así es abundante en proteínas y puede también evitar enfermedades como la anemia; son ricas en minerales como el calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio, y presenta buenas cantidades de fósforo, zinc y yodo.

Y como curiosidad parece ser que lo del hierro es un error de un científico, pues no se absorbe bien, así que lo de Popeye... parece ser que no es cierto.

También es muy discutida la verdura, hoy en día, por  la gran cantidad de nitrato que absorben  sus grandes hojas dada la contaminación de nuestras aguas de regadío.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada