miércoles, 19 de junio de 2013

Revuelto de Habas Granás




"Dios da habas al que no tiene quijadas"

Anónimo

De Puebla de Cazalla 
(Sevilla)



De las últimas habas de este año, le llaman graná a las habas viejas y gruesas. Hay quien no les gusta, por supuesto yo las prefiero pequeñas, tiernas y jugosas. Esta las trajo y cocinó mi compañero cocinero José Vargas.

Comienza el carnaval de frutas y hortalizas, aunque este año el frío y la humedad está retrasando mi cosecha. Hoy hemos recogido los primeros tomates y es que pienso que un cociner@ también debe de conocer el proceso de la siembra esa relación sagrada entre el medio, el clima, el sol y el agua por los elementos culinarios. Lo mismo que es un delito para un cocinero no conocer el mercado y hablo de mercados de toda la vida, donde uno aprende en el acto de mirar y pasear, donde los olores y sensaciones se mezclan conformando el horizonte culinario. 

Ayer vi el programa Master Chef y me pregunto muchas cosas. ¿Hemos perdido la relación con el medio y nuestra verdadera raíz culinaria? 

Y este interrogante no quita que me encante el programa, nada de eso, lo que sucede es que me pierdo entre lo novedoso y las variantes de productos químicos que me da a mí una sensación más de laboratorio que de cocina.  

Me pierdo en esos platos minúsculos donde los espacios y vacíos se vuelven protagonistas de la comida. Aunque es de sabios el aceptar las innovaciones y adaptarlas a nuestra base cultural y tradicional, por lo tanto me permito el observar y el aprender de cada plato por más absurdo que me parezca, aunque una voz rebelde y crítica se manifieste de vez en cuando...


Saludos Ricardo



INGREDIENTES


8 Huevos (2 por persona)

250 gr. Aprox. de Habas Granás

1 Cebolleta

3 Dientes de Ajos

1 Guindilla Pequeña o un trozo si es grande.

Aceite de Oliva Virgen Extra.

Perejil

Sal


ELABORACIÓN


Como son habas ya muy, pero que muy crecidas hay que cocerlas al menos diez minutos hasta asegurarnos de que estén tiernas.

Las escurrimos y disponemos para hacer el revuelto; como siempre aceite de oliva  se rehogan los ajos picaditos, luego le incorporamos la cebolleta y la guindilla pequeña. Estrellamos literalmente los huevos en el contenido. removemos con la cuchara de madera hasta dejar el toque que nos guste. Me refiero al punto de los huevos.

Espolvoreamos con perejil picado fresco.

No más; receta fácil y muy rica.

Eso si, no pasaros con la guindilla.





OBSERVACIONES

Historia larga la de las habas, desde el neolítico pasando por Egipto, Grecia, Roma...

En algunas tabernas de Andalucía se consumían como tapas y regadas con sal gorda, acompañando al vaso de vino.

También solo cocidas con sal y un chorreón de vinagre he leído por ahí.

Algunos cocineros cuando la cuecen le añaden una pizca de azúcar.

Y como curiosidad os contaré que cuenta la leyenda que al sabio Pitágoras murió porque se negó a pisar un campo de habas. Para Pitágoras, las habas tenían alma, por lo que era un crimen dañarlas y uno mucho más grave comerlas.  Resulta que mientras huía con sus discípulos de la invasión de los siracusanos a principios del siglo V  a. c, él y sus alumnos se encontraron con un campo de habas. Rehusó tajantemente pasar por allí, y antes de que le diera tiempo a rodear el campo de legumbres dotadas de almas, los enemigos le dieron alcance y lo mataron.

Sin Comentario.





2 comentarios:

  1. Pues no sabía yo que se llamaran granas a las habas viejas. Lo que si puedo decirte es que a mi me encantantan todas, además mi madre estas mismas nos las ponia muy parecidas y a mi me parecen deliciosas. Aunque claro, con las baby no hay quien gane.....

    Me encanta este plato

    Besos y buen día!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues supongo que será en la zona. Asegurarme me he asegurado del nombre, porque se puede confundir con habas al estilo de Granada.
    Para ser sincero también desconocía el término.

    Un beso Chela.

    Ricardo

    ResponderEliminar