sábado, 22 de junio de 2013

Aliño de Pimientos




" De San Francisco salieron
cuatro reverendos padres:
fray pimiento, fray cebolla,
fray Aceite y fray Vinagre"

Copla Popular


De Córdoba






Muy Buenas Tardes, sábado de almuerzo en el jardín. 

De compartir y charlar, de permitirse uno el que la cocina sea un lugar de encuentro y posibilidades sociales.

¿Qué sucede cuando la cocina sale del interior de casa? 

Compartimos más libremente, el espacio se agranda, las paredes desaparecen y el aíre se transforma. Los movimientos ganan en gestos, las risas se pronuncian con mas estridencias y cada uno aporta más corporeidad y presencia.

El arte de cocinar es el arte de encontrarse, de permitirse con amplitud y abertura hacia el otro, es el arte de ofrecer lo mejor de uno, de atreverse en degustar y digerir lo que otras manos han preparado con cariño. La dedicación del otro llega al interior de nuestro cuerpo y se convierte así en parte de nuestro organismo.

Nunca lo había pensado; junto con el acto del amor va el acto del nutrir; son las dos acciones en las que nos introducimos en el cuerpo del otro. En una compartimos directamente y mutuamente, en la otra ofrecemos desde nuestro hacer y nuestra creatividad el fruto que cruzará la frontera entre lo fuera y lo dentro.

La cocina es amor, también participar, colaborar, intervenir.

Muchas veces ese ofrecer se convierte en solidaridad, nuestro recurso emocional comparte y ofrece alivio, en el menor de los casos compañía.

Pasad bien la tarde del sábado, disfrutad cuanto podáis y os queráis permitir.

Ricardo


INGREDIENTES 


Tres o cuatro Pimientos rojos y carnosos.

Cuatro dientes de Ajo

Un Tomate

Una Cebolla grande

Aceite de Oliva Virgen Extra

Vinagre de Vino de Jerez.

Sal



ELABORACIÓN


Para el Asado:


Se lavan los pimientos y los disponemos sobre una fuente de hornear.

Con una brocha lo pintamos con el Aceite de Oliva, añadimos también un tomate gordo y maduro junto a los pimientos; calentamos el horno a unos 180.º aproximadamente y asamos durante 40 minutos los Pimientos, dándoles la vuelta de vez en cuando.

Es bueno que se quemen un poco o chamusquen, ese sabor de ahumado enriquece y matiza el sabor final del fruto. Una vez terminados de asar, los envolvemos con cuidado de no quemarnos en una bolsa de plástico que hemos de cerrar herméticamente. Dejamos enfriar y ya nos podemos disponer a pelar los Pimientos con facilidad y por supuesto retirar todas las pepitas del mismo. Limpiamos perfectamente los pimientos teniendo en cuenta que nos soltará trocitos del chamuscado; reservamos todos los jugos que vayan soltando pasándolos por un colador para que quede el jugo limpio.

Con el Tomate hacemos lo mismo; lo limpiamos y pelamos con cuidado. Luego lo picamos y lo aprovechamos su jugo para la vinagreta que haremos a continuación.


La Salsa o Vinagreta


Aprovechamos el jugo de los Pimientos y el Tomate picado. Le añadimos Vinagre, el Aceite de Oliva y la Sal. Lo vertemos todo en un recipiente adecuado que podamos agitar o remover; ya tenemos una exquisita vinagreta para nuestros aliños, que podremos utilizar en infinidad de aderezos. (Recomiendo una botella vacía)



La Ensalada


Se corta a tiras la carne de los pimientos.

Yo he salteado y ablandado en aceite de Oliva la Cebolla picada en juliana y anteriormente los Ajos los he confitado a fuego muy lento. Es decir primero he dorado los ajos y luego en el resultado de ese mismo Aceite le he dado un  golpe a la Cebolla.

En un recipiente he ligado todos estos ingredientes y los he aliñado con el jugo o vinagreta que hemos creado anteriormente.

Su punto de sal y a enfriar.





OBSERVACIONES


Le va bien la Berenjena asada, el Atún, el Bacalao, el Comino y el Orégano.

A este aliño le he añadido Atún y Maíz.


Con Berenjenas es el popular Asadillo de Pimientos de Córdoba.


Como acompañantes perfectos par guarnición, en canapés, en bocadillos...


Los Pimientos fueron uno de los muchos productos que viajaron desde América a Europa. 


En tierras de Centroamérica se cultivaban ya en épocas muy remotas, los restos más antiguos se han encontrado en el valle de Tehuacán (México) y datan del 3000-5000 antes de Cristo.


Fue uno de los primeros productos que cruzó el Atlántico y se le dio el nombre de Pimiento por su sabor picante. De hecho en un principio se utilizó para sustituir a la cara y apreciada Pimienta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada