jueves, 7 de agosto de 2014

Sopeao Almensillero





"Tienes un Sopeao en la cabeza 
que no hay quien se lo trague"

Dicho Popular



"Y  cuando estemos en la honda campiña,
saborearemos entre campesinos 
de muchos saberes y labia de recios perfiles, 
el rico Sopeao.

Daniel Pineda Novo
Poeta nacido en Coria del Río.



De Almensilla
(Sevilla)









Hablando de Sopeaos nos podríamos llevar hasta mañana, genuino hermano de Gazpachos, Salmorejos y Porras. ¿Quién comenzó primero? 
Todos nacen de una misma madre; el pan, el aceite, el vinagre y la sal.
Luego llegaron los elementos; y conforme las culturas arribaron en nuestras tierras se fuera enriqueciendo el producto. De existir; puede quizás que desde la lejana irrupción fenicia por Gadir, luego le siguió la vieja roma, enriquecido por matices y aromas Andalusíes y rematado  definitivamente con la llegada de las hortalizas de tierras americanas.

Consiste en moler y en majar, jugar con la muñeca sobre un lebrillo de barro o madera; dependiendo del lugar. Aunque he visto lebrillos tallados en la misma roca en la sierra norte de Sevilla donde el campesinado se reunía, careciendo de medios, para efectuar la molienda.

En aquellos en que la necesidad era tan imperiosa  que no importaba el utensilios y ni el menajes. En algunos lugares el cucharón para degustar he ingerir el alimento se creaba sobre la marcha partiendo del producto en sí;
los pimientos verdes, por ejemplo, se recortaban y conformaban la cuchara; también las cascaras de la naranja o del limón.

Así fue pasando el tiempo y este compendio quizás rey de la alimentación vegetal o vegana, como más nos guste llamar, conformó el zenit alimentario andaluz; cuyo destino consistía principalmente en refrescar y paliar el desgaste energético en las labores del campo; bajo un sol que abrasaba y las interminables jornadas de verano.

De haberlos hay muchos, le he dado el honor a la población de Almensilla de ser titular por razones estrictamente personales, Sopeaos los hay en toda la campiña y en en la baja Andalucía, con sus variedades correspondientes aportadas por la tierra, la sociedad y naturaleza del lugar

Al proceso del majao se le da mil nombres; el Pirí, el Rin-Ran... 
Plato compartido y participativo de cuando las necesidades nos hacía reunirnos en torno al grupo para hacer más más llevadera la carga de la subsistencia.

Sin más, es hora de ponerse en marcha.



Buenos Días Andalucía.




INGREDIENTES

Un Kilo de Tomates maduros

Un Pimiento Verde

Un Pepino

Una cabeza de Ajos

Aceite de Oliva Virgen Extra

Vinagre de Jerez

Sal


Dos Huevos duros

Una Lechuga

Dos Huevos cocidos

Melón

Uvas Moscatel


Pan del día anterior







Foto sacada del Blog "Los Fogones de mi memoria"


ELABORACIÓN


Comenzamos lavando las Verduras. Luego yo pelaría el Tomate, sino da igual.
Majmos en recipiente amplio y adecuado para ello; lebrillo o dorillo de barro.

Comenzamos con el Majao; machacando los dientes de Ajos pelados, Sal, Tomate, Pimiento y migas de Pan. le vamos añadiendo progresivamente el Aceite al majao. Todo debe quedar espeso, le añadimos algo de Agua muy fría, y el Vinagre por último.

Una vez a punto de Sal y Vinagre, añadimos más pan troceado y dejamos que se embeba.

Luego la picada de Huevos, Lechuga, Pepinos, Uvas, Melón y cuanto consideremos oportuno.

Si nos sobra algo de líquido lo retiramos con un cazo; recordad que el Sopeao debe quedar muy espeso.

Dejamos reposar al menos quince minutos.

Finalizamos vertiendo un chorreón de Aceite sobre el Sopeao.






OBSERVACIONES




Admite el Atún, Caballa, Sardina o Arenque ahumado, Cebolla, Rábanos...

Se suele compartir en comunidad; es decir se come del mismo recipiente todos juntos y cuchara en mano. En principio los ingredientes que asoman como el Pan, Huevo o Lechuga, luego conforme se va consumiendo llegamos al corazón del majao y los demás ingredientes.

Plato, vitamínico y energético; cargado de fibras; cien por cien vegetal.

En algunos pueblos se le denomina Rin-Ran al majao primero; no confundir con el Rin-Ran de Jaén que suele llevar pescado y no tiene nada que ver con nuestro Sopeao, ni con la Porra Antequerana que se acerca más al Salmorejo al ser su masa mucho más fina.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada