lunes, 4 de noviembre de 2013

Entremeses de Huevo y Queso Alhelí



"No sabíamos que el zafiro estuviese reservado al olfato,
hasta que los perfumes del alhelí nos embriagaron..."


Said al Bagdadi de Córdoba


De Córdoba


NUEVA COCINA ANDALUSÍ

Comienzo mi personal investigación en lo concerniente sobre Cocina Andalusí; es un autentico reto el traer las recetas desde un tiempo tan remoto y darle una forma actualizada que pueda seducir a nuestros sentidos.. 

Ni que decir tiene que la cocina Hispano Arábiga del siglo XIII alcanzó un refinamiento desconocido entre los pueblos de Europa y del resto del mundo occidental . La Cocina de Al-Ándalus que alcanzó su zenit en Córdoba la ciudad más civilizada de Occidente, un lugar de ensueño que hoy podríamos confundir con lo fantasioso he imaginativo.

Percibir y degustar lo que se servía en banquetes, en cenas románticas o en la calle entre sus pobladores es un lujo, un escape a los alimentos prefabricados y ordinarios que hoy nos venden como únicas posibilidades para un paladar sabroso y agradable.

Vuelvo a la raíz de los sabores cultivados para lo refinado, para el encuentro mágico con la conversación enriquecedora y para un sentimiento de la vida diferente. 

Saludos Ricardo


INGREDIENTES

6 Huevos

Aceite de Oliva Virgen Extra

12 Hojas de Menta Frescas y Picadas

300 gr. de Queso Fresco

Sal, Pimienta Negra, Cilandro y Canela.


ELABORACIÓN

Batimos los huevos he incorporamos la menta picada, sal y el cilandro también picado.

Hacemos en una sarten adecuada dos tortillas sin envolver  es decir planas. Yo he hecho dos, por aquello del espacio y porque no deseaba que me saliesen muy gruesas.

Ya sabéis le damos la vuelta con cuidado y cuando cuaje la reservamos en su bandeja correspondiente

Cortamos el queso fresco en tiras, la tortilla la enrollamos sobre sí y la cortamos en juliana, más o menos. ahora vamos disponiendo de las tiras de queso y tortilla simultáneamente en una placa pequeña de hornear y le damos al horno 180º. 

La original composición la horneamos durante quince minutos, se espolvorea con la canela y una pizca de canela molida.

Le he dado un toque de aceite de oliva intenso, es fundamental para que suavice y de textura a la mezcla.

Se emplata y sirve.





OBSERVACIONES

Esta semana volveré  retomar el plato y lo definiré de manera diferente.
Quiero probarlo con un poco de semilla de cardamomo y con otros aceites de oliva más suaves. La presentación se me ha ocurrido una nueva idea, un nuevo formato. La menta es fundamental en el proceso del plato es cuanto aporta la diferencia y yo personalmente reduciría la canela hasta el mero detalle; que no prevalezca nunca por encima de los demás aromas creo que ahí está la consecución del plato. El secreto de algo mediocre a una explosión de contrastes enriquecidos por un queso fresco suave y tierno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario