viernes, 22 de marzo de 2013

Gachas o Poleás Aromatizadas con Aceite de Naranja




"Gachas con Poleo, bien que las deseo"

Anónimo


De Bentarique 
(Almería)




Buenas Gente, por aquí acabado de llegar de tomarme el cafelito de la tarde. Toca Poleás o Gachas. en mi casa siempre se ha llamado Poleá o Espoleá pero bueno es lo mismo. 

Plato de necesidad extrema, ya que cuando no había leche en casa se tiraba del agua. Momentos, no hace mucho en el tiempo que endulzábamos la vida con cualquier cosa que tuviésemos a mano. 

Azúcar y lo que fuese, daba igual si combinaban o no los productos, se trataba de comer para poder vivir. Y aún así, de una manera tan sencilla creábamos obras de arte.

 Postre típico de toda Andalucía, sin embargo yo me he llevado otra vez el plato para Almería que se encuentra tan lejos de mí. Siendo esta una tierra que también me apasiona en demasía, tierra de duros contrastes y colores, lugar para inspirarse y perderse del mundo.

Bentarique, pueblo pequeño de la Alpujarra almeriense. Lugar de tesoros y termas romanas, cuevas de descanso y cerca del desierto de Tabernas.

Este plato es típico en el día de todos los santos, no preguntadme porqué. Lo desconozco, pero así manda la tradición.

Mientras cocinaba estas gachas o poleás no dejaba de percibir el aroma antiguo de nuestro pueblo, tan necesitado y desprotegido en el tiempo. 

Muchos Andaluces se han alimentado y criado, aunque os cueste entenderlo, con unas sencillas gachas; más afortunados aquellos que pudieron hacerlo con leche incorporada.

¡Lujo de vida el de hoy! 

Aunque para mí, y digo para mí; emocionalmente mucho más necesitados/as

Os lo cuento por vida y experiencia.

Ricardo

RECETA TRADICIONAL




INGREDIENTES

Un litro de leche

Seis cucharadas soperas de harina (aprox.)

Aceite de Oliva Virgen Extra

Azúcar (aproximadamente, medio kilo)

Una cucharadita de matalahuva o semillas de anís

Peladura de Naranja y de Limón.

Poleo fresco

Sal, una pizca

Canela en Rama

Clavos

Pan para freír

Aceite de Oliva perfumado con Naranja Basilippo






ELABORACIÓN


Se trata en principio de hacer una especie de bechamel, lo digo más o menos para hacernos una idea.

Algunos variantes; primero calentamos el aceite y le incorporamos las semillas de anís o matalahuva. No debe de freír. yo aparto el aceite y se lo incorporo cuando ha cesado la temperatura excesiva del aceite.

le doy unas vueltecitas y lo doro.

Otra cosa; la leche según la tradición se cuece o hierve con la peladura de naranja, limón, canela, clavo y azúcar.

Una vez "levantada" la leche cuelo los ingredientes y dejo la leche limpia.

Ahora tenemos dos variantes;

O bien tostamos la harina con el aceite, (como la bechamel) o ligamos la harina con un poco de leche ayudados una varilla, batiéndola en un bol o recipiente adecuado.

Calentamos la leche y cocemos al menos quince minutos incorporando la harina y batiendo para que no se pegue.

Comprobar el sabor siempre de lo que cocinamos. 
Sino seguro que nos llevaremos una sorpresa desagradable al concluir el plato.

La sal. ¿Para qué?;  Muy buena pregunta. 

- Pues para que no se quede sosa, niño. - Esa es la respuesta que recibí en su momento. Ja,ja,ja.

Solo una pizca, 

El pan frito o los cuscurros, pues eso freírlos; vuelta y vuelta. y sacarlos bien en papel absorbente.


CURIOSIDADES



He intentado ser fiel a la tradición.

Le he incorporado un poco de poleo como dice el dicho y el mencionado aceite perfumado de naranja.

El secreto; os voy a revelar un gran secreto que lleva este plato. Un chorreón de Anís Dulce, lo hacía mi abuela. Nunca quería que revelara "el secreto", como el libro ese famoso tan de moda en estos días. "Un vasito para uno y otro para la poleá" 

Eso sí, lo digo yo; cuando la leche esté ya cocida, no se vaya a cortar.

Otra historia durante la Al-Ándalus el autor Ibn Razin al-Tuyibi en su libro de recetas incluye un capítulo sobre el tema, creo y digo creo que este libro ha sido editado en la actualidad.

Y si queremos rallar el rizo, pues le podemos incorporar un poco de nata líquida. la cuestión es que no nos quede una masa apelmazada difícil de digerir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada