lunes, 25 de marzo de 2013

Alcauciles Rellenos




"El alcaucil es el único vegetal que al terminar de comerlo uno tiene más en el plato 
que lo que tenía al comenzar"




 Lord Chesterfield


De Cádiz









Muy buenas; Lunes Santo ya y al fin nos da un respiro la lluvia y podemos disfrutar de nuestra grandiosa fiesta.

Hoy me he decantado por unos alcauciles rellenos, es época de alcachofas, un auténtico delirio presenciar ese milagro de fruto en nuestras verdulerías. 

En este primer plato dedicado a la hortaliza los he rellenado con carne. A las niñas, como  desconocía su respuesta sobre el plato, preparé unas albóndigas con el relleno que también los incorporé al guiso.

Menos mal, así salvé el almuerzo. Una pena que a los niños les cueste tanto degustar las verduras. Poco a poco, le cuento algunos cuentos relacionados con las alcachofas, algunas historias para ilustrar el plato. 

Buen vino sin duda, que no falte el laurel ni el azafrán y mimarlo mucho, dejar que hierva burbujeando, lentamente. Que la patata se deshaga en parte, que se rompa cuando introduzcamos el cucharón.

Y dejaos llevar por el aroma que desprende ese olor inconfundible de nuestros guisos "en amarillo".

Buenas Noches

Ricardo 



INGREDIENTES


1 kg de alcauciles.
1 kg. de Patatas
4 dientes de ajos.
250 gr. de pimientos verdes
250 gr. de zanahoria.
250 gr. de tomates maduros
Perejil.
Aceite de Oliva virgen extra.
Un vaso de vino blanco.
Laurel.
Azafrán.
Zumo de Limón.

Para el Relleno.

Harina.
Pan Rallado
200 gr. de Pollo
200 gr. de Cerdo
2 dientes de ajos
Media cebolla
2 huevos
Un Chorreón de Coñac
Un Chorreón de Vino Blanco
Sal
Pimienta Negra.


ELABORACIÓN

Primero limpio los alcauciles quitándoles las hojas más duras externas , lo más exquisito es el corazón de la misma. Con una cucharita de café hago un hueco en el centro. Luego limpio el alcaucil con zumo de limón para que no se ennegrezca, o con medio limón lo refriego suavemente. 

El relleno; picamos la carne o la compramos picada. le picamos el ajo y el perejil. A mi me gusta picar la cebolla y la sofrío un poco, le añado a la picada la cebolla refrita, le año los huevos crudos, la sal, la pimienta negra, el chorreón de coñac y de vino blanco.
Le añado un poco de pan rallado comprobando la espesura del relleno.

Lo amaso bien, muy bien. Probamos de sabor y de textura.

Luego relleno los alcauciles presionando bien la carne.

Harinamos la zona externa de carne y sellamos, que quiere decir freímos en aceite de oliva. Apartamos en un plato.

Hacemos el sofrito del guiso con el siguiente orden; ajos, cebollas, pimiento verde, zanahoria y tomate. Ya sabéis hacer el sofrito.

Yo lo hago por partes, es más sabroso.

Luego flambeo con coñac, le añado un par de cucharada de harina y mezclo bien. Añadimos un vaso de vino blanco y le añado el agua. Una vez que comienza a hervir y cuando las verduras estén tiernas le paso el brazo triturador.

Añado las patatas cortadas a cuartos, partidas literalmente con el cuchillo, pues si se cortan se sellan y no se mezcla con el caldo. Añadimos los alcauciles el laurel y el azafrán y a dejar que se enternezca el guiso.

No pasaos con el agua, la suficiente para cubrir las patatas y los alcauciles.






OBSERVACIONES


Que yo conozca existen en el mercado dos tipos de alcauciles, los verdes y los morados o violetas. Ambos con riquísimos. Son famosos los de Conil, de Trebujena, Chiclana... 

También mientras se preparan se suele tener un recipiente con agua y zumo de limón. Mientras vamos pelando los alcauciles los sumergimos en este agua. No os preocupéis si algunas hojas nos salen duras, tan solo apartarlas lo rico es el corazón, también los tallos son muy ricos y se suelen dejar en el guiso.

Al relleno le va muy bien el jamón serrano con algo de tocino.

El corazón de la alcachofa que sacamos también lo podemos echar al refrito.

Me gusta añadirle alguna especie de sabor exótico como la canela, el clavo o incluso añado un poco de curry, eso sí de mucha calidad. Tened en cuenta que el curry es una mezcla de especias indias; no es una especia en si.

Sobre dietética se puede decir;


La Alcachofa o Alcaucil se utiliza en medicina natural para tratar la anemia, la diabetes, el estreñimiento, los cálculos de la vesícula biliar, la gota o el reuma. Además de ser digestiva, esta verdura es altamente diurética y muy rica en minerales, vitaminas y fibra. Las propiedades diuréticas y digestivas de la alcachofera, permiten que el hígado aumente la producción de bilis, que favorece la digestión de alimentos, reduce los niveles de colesterol al facilitar su expulsión del organismo y es un hepatorregenerativo, es decir, regenera las células del hígado. También ayuda a la vesícula biliar, estimulando la producción de los jugos biliares, previniendo la formación de cálculos.
Por otro lado, su bajo contenido en calorías y su efecto contra el hígado graso hace que sea especialmente aconsejable en dietas adelgazantes.




2 comentarios: