miércoles, 9 de enero de 2013

Huevos a la Nieve




"Una iglesia blanca
sin puerta ni tranca:
no entra en ella luz ninguna.
Ni de vela, ni de sol, ni de luna."

"El Huevo"
Adivinanza Gastronómica


De Conchar (Granada)




Este postre es típico de muchos pueblos de Jaén y Granada. Es típico tomarlo en casa en la noche de reyes, nuestro primo Juan es el encargado de traerlo ya cocinado por él. Las fotos pertenecen a los últimos huevos de la noche mágica del 5 de Enero. Estaban maravillosos, en su punto y con un leve toque de buen brandy.


INGREDIENTES

6 Huevos

220 g. de azúcar

1 Litro de leche

1 Ramita de vainilla

1  Cáscara de limón

Canela en Rama

Caramelo

Bizcochos (de lengua de gato)

2 cucharaditas de Maicena 


ELABORACIÓN

Se vierte la leche en una cazuela junto con el azúcar (unos 120 gr.) la vainilla, canela y la peladura del limón.

En cuanto rompa a hervir apagamos el fuego.

Separamos las claras de las yemas.

Montamos las claras a punto de nieve junto a 50 gr. de azúcar (aprox)

Ahora con las claras a punto de nieve formamos unas bolas y la vertemos con cuidado sobre la leche caliente, ya apagada del fuego; es decir sin hervir. (tres minutos aproximadamente por cada lado).

Las escurrimos de la leche y la colocamos sobre el bizcocho.

Ahora le toca a las yemas; las batimos con el azúcar restante y le añadimos las cucharaditas de maicena, colamos por un colador chino y vertemos sobre la leche donde hemos cocido las claras, Cocemos como si fuese una crema inglesa, una crema líquida espesa como la crema pastelera o el flan.

Vertemos la crema sobre la clara y el bizcocho.

Nosotros la aromatizamos con un poco de brandy por encima.

Se sirve frío el postre.





OBSERVACIONES

Para montar las claras yo siempre le añado unas gotitas de limón. El recipiente debe de estar frío.

ni que decir tiene que la leche también debe de ser colada una vez cocida la clara y sacar las peladura del limón, la canela y la vainilla. Si no disponemos de varillas de vainilla, en el mercado venden vainilla azucarada que también nos puede servir.

Cuidado que no se nos pegue la crema inglesa. Muy suave el fuego y también recomendaría que probásemos el azúcar para no pasarnos en dulzor.

Le va muy bien el moscatel o el oloroso, incluso yo me atrevería con un poco de solera. ¿Ustedes no?

El valor nutricional de esta receta se basa sobre todo en los aportes de las yemas y la leche ya que el azúcar solo contribuye aumentando el valor calórico de la mezcla. 
Aunque es un buen alimento, la leche no es un alimento del todo completo como suele ser la creencia popular generalizada. Aporta cantidades muy importantes de calcio, proteínas de alto valor biológico, lactosa (azúcar que facilita la absorción del calcio por el lactante) y vitaminas (A, B1, B2 y niacina). En este caso al ser semidesnatada el nivel de grasas saturadas es moderado. 
Por otro lado la yema también aporta proteínas de calidad, grasas saturadas y colesterol y vitaminas liposolubles como la A y la D, así como cantidades significativas de hierro. 
Esta receta está indicada sobre todo para aquellas personas que necesiten un aporte de energía y nutrientes formadores extra, como los niños o los adolescentes, pero en ningún caso se puede utilizar para dietas de control de peso ni dietas que controlen el nivel de grasas y colesterol.



2 comentarios:

  1. Me encanta aprender de nuestras tradiciones.
    Tenemos tanto que aprender de nuestros mayores.
    Un abrazo.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  2. No conocía este portre, debe estar estupendo.

    Lo probaré a ver si me salen como a tu primo Juan.....

    Gracias por la receta!!!
    Saludos!!!

    ResponderEliminar