sábado, 13 de julio de 2013

Carne de Membrillo con Queso fresco y Coulis de Fresas a la Miel de Azahar.



"Ya en el veranillo la madurez del membrillo"

Anónimo


De Cádiz


COCINA TRADICIONAL

Llegan mis vacaciones así que dejo descansar el blog una semana, eso no quiere decir que no vaya a cocinar, nada de eso. Si algo me gusta en vacaciones es levantarme temprano, tirar para le mercado y explorar los alimentos que me traiga la mañana y decidir, tal como decía el maestro Paul Bocuse en su libro "La Cocina del mercado"

"Todas las mañanas voy al mercado y recorro los puestos. Al hacer la compra personalmente, sé, por ejemplo, que tal campesino tiene unos cardos de primera calidad, que tal otro se especializa en espinacas y que aquel último ha llegado esta mañana con sus deliciosos quesos de cabra. a menudo, ni siquiera sé cuales serán los platos que presentaré en el menú del almuerzo; depende de lo que encuentre en el mercado. Éste es el secreto, creo yo de una buena cocina"

La cocina siempre comienza por el elemento de la visión, le sigue el aroma  el tacto, el gusto y algunos dicen que termina en el oído. Ja, ja, ja esto no es de Bocuse, se me acaba de ocurrir.

Bueno pasadlo bien y no dejéis de cocinar.

Un Saludo Ricardo


INGREDIENTES


Carne de Membrillo ya elaborada

Queso Fresco

250 gr. de fresas

150 gr. de azúcar

125 ml de agua (Medio vaso de tubo)

Medio limón

Miel de Azahar


ELABORACIÓN


Muy sencilla apenas tengo que contar nada; se trata de combinar los elementos.

El Coulis de Fresas;

Ponemos el agua y el azúcar al fuego en espera de que se diluya el azúcar, unos diez minutos bastara al fuego lento y removiendo. 

Lavamos las fresas y las cortamos, las colocamos en un vaso de batidora, exprimir el medio limón y lo incorporamos a las fresas. Luego un vez echo el almíbar lo incorporamos y batimos todo junto. A la nevera y a esperar que se enfríe. El espesor del Coulis lo marcamos con la cantidad de fresa que le agreguemos.

Ya sabemos; montamos el plato como mejor nos guste y también lo decoramos echando arte.

Lo he rociado con un cordón de miel de azahar y acompañado de alguna fruta como melón, cerezas y kiwi.

Postre riquísimo, fresco y sencillo.





OBSERVACIONES


La receta de la carne de membrillo la dejaré para más adelante y quiero que tenga su entrada de honor, por lo tanto esperaremos.

El plato es simple se trata de combinar elementos culinarios; nada más.

Me alejo de postres elaborados y ahora en verano busco el frescor y la simpleza, recetas más sencillas que nos alejen un poco del calor de la lumbre.

Otras opciones; claro está siempre nuestro recurrido queso de cabra y las nueces, que sería el fruto seco por excedencia.

Una opción muy rica también y más sencilla es suprimir el almíbar de azúcar y triturarlo con zumo de melocotón o de grosellas en caso de emergencias, tampoco queda mal.

En fin se trata de la sencillez esta vez, nada más.

Termino con una frase del poeta Gustavo Adolfo Bécquer.


"El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo"




2 comentarios:

  1. Un postre extraordinario, con una presentación excelente. me quedo por aquí investigando.
    Muxuak

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu visita Rosa, estas en casa miras y degustas cuanto desees, estamos en eso.

    Saludos Ricardo

    ResponderEliminar