domingo, 30 de diciembre de 2012

Alcachofas con Jamón Serrano en Salsa de Dátiles




El alto Señor del Cielo,
por mostrar su maravilla,
crió una planta en el suelo
que por dentro tiene pelos
y por fuera las costillas.

Adivinanza Popular


de Málaga




Hablamos hoy de alcauciles, nombre que me trae reminiscencias árabes sin duda. Lo cierto es que me encantan rellenos de carne, con unos clavos en la salsa, pero de esa receta hablaremos más adelante cuando toque. Esta es fruto de la necesidad de dar descanso a nuestro estómago y de aprovechar lo que disponía en la nevera. 

Esta planta (o los cardos de los que procede ) podría ser originaria de Egipto o del Norte de África. La planta denominada Cynara ya era conocida por griegos y romanos. Al parecer se le otorgaban poderes afrodisíacos y toma su nombre de una muchacha seducida por Zeus, y después transformada por este en alcachofa.

Durante la Edad Media no se conocía la alcachofa, y se piensa que en esta época, del cultivo sucesivo de los cardos, los horticultores poco a poco los transformaron hasta conseguir la alcachofa. Ya era consumida en la Italia del siglo XV. Venida de Sicilia, aparece en la Toscana hacia 1466. La tradición dice que fue introducida en Francia por Catalina de Médicis a la que le gustaba de comer corazones de alcachofa.

Esta florentina las llevó desde su Italia natal al casar con el rey Enrique II de Francia. Luis XIV era así mismo un gran consumidor de alcachofas. Los colonos españoles y franceses en América, la introdujeron en este continente. Con el tiempo en California los cardos han llegado a ser hoy en día una auténtica plaga, ejemplo de planta invasora de un hábitat en el que no se encontraba anteriormente.


INGREDIENTES


Un kg. de Alcachofas

De cuatro  seis lonchas de Jamón Serrano

Una cebolla pequeña o un par de cebollitas escalonias.

Un vaso de vino blanco.

Un chorreón de Brandy

Aceite de Oliva

Un Limón

Laurel

250 gr. de Dátiles.

Una pizca de Jengibre

Una pizca de pimienta blanca.


ELABORACIÓN


Cocer las Alcachofas.


Se limpian las alcachofas de la parte dura o externa, todas las hojas oscuras, limpiamos bien con un cuchillo pequeño el tallo de la alcachofa, lo untamos con limón para que no se ennegrezca  Cubrimos de agua la olla y le agregamos el limón y una hoja de laurel. El limón es para que no se oxide la alcachofa . las tenemos durante unos veinte minutos aproximadamente en cocción. También es importante que las alcachofas no queden flotando, pues el contacto con el aíre las oxidaría.  Por eso es apropiado una rejilla o un plato que las mantenga sumergidas. La dejamos enfriar en el mismo caldo de cocción, no las sacamos para que se enfríen.

Salsa de Dátiles:

Aceite de Oliva o Girasol, se sofríen muy, pero que muy picadas las cebollas. Le agregamos los dátiles sin hueso y rehogamos todo junto. Se flambean con brandy, y le agregamos el baso de vino blanco. Dejamos cocer durante al menos veinte minutos a fuego suave.
Trituramos la salsa y ponemos a punto con sal, pimienta y el jengibre. 
Colocamos en el fondo del plato la salsa en caliente, sobre ella disponemos los cuartos de alcachofas, decoramos con jamón y piñones.



OBSERVACIONES

Curioso plato que tomé en Málaga, nos ha servido para aprovechar alimentos en estas fiestas que tanto atiborramos la nevera, y al mismo tiempo para aliviar nuestros cansados estómagos.

Las propiedades de la alcachofa van desde la regeneración de las células del hígado hasta disminución del colesterol.

La alcachofa tiene propiedades diuréticas y digestivas: le permite al hígado aumentar la producción de bilis, que favorece la digestión de alimentos, reduce los niveles de colesterol al facilitar su expulsión del organismo y es un hepatorregenerativo, regenerando las células del hígado. También ayuda a la vesícula biliar, estimulando la producción de los jugos biliares, previniendo la formación de cálculos. Es esta riqueza en ácidos le permite ser un diurético con alto contenido en fibras y bajo en grasas, siendo recomendado así recomendado para las personas con diabetes ya que baja los niveles de azúcar en la sangre.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada