jueves, 11 de octubre de 2012

Gastronomía de Córdoba




Cita en Córdoba


En Córdoba mi amante 
mi amante, espérame 
espérame, espérame 
en el rincón del cante, 
del cante de don Andrés. 
Ay! en Córdoba mi amante, 
mi amante, mi amante 
espérame

Que Córdoba enamora, enamora 
de madruga, de madruga, de madruga 
por romana y por mora, 
por mora y por romana. 
Ay! que Córdoba enamora de madruga. 

Ay! Piconera chiquita Córdoba 
tiene alminares un monje por cada ermita 
y un reloj por solea, ay el agua 
morena, morena, morena, morena 
del Guadalquivir y cante de Lucerna 
Lucerna, Lucerna, y Puente Genil. 

Puente Genil, y el agua morena 
morena, morena morena 
del Guadalquivir.


Rocío Jurado




La cocina de Córdoba se caracteriza por su sencillez y por utilizar sólo productos naturales, de esos que tenemos casi siempre a mano en casa. 

Se caracteriza también por su magnífica combinación de carnes con productos de la huerta, por el equilibrado contraste de sabores, por su peculiar modo de preparar los pescados, y sobre todo, por su marcada herencia árabe, cristiana y judía. Y es que en la gastronomía también se refleja la condición de Córdoba como la Ciudad de las Tres Culturas. 

Córdoba ha sabido conservar, armonizar y realzar el vasto legado culinario que dejaron las diferentes civilizaciones que se asentaron en estas tierras. Un legado que se ha transmitido de padres a hijos a través de generaciones durante siglos, y que ha llegado hasta nuestros días en forma de recetas que mantienen toda la esencia de las que se hacían antaño. 

Las comidas que se degustan hoy en los hogares cordobeses son en muchos casos las mismas que hace siglos ya preparaban las también familias cordobesas romanas, musulmanas, hebraicas y cristianas, cuando Córdoba era la capital de la Bética o la capital del Califato Omeya. Es precisamente ahí donde reside gran parte de su riqueza y singularidad.


Fuente: http://www.airesdecordoba.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada