martes, 5 de febrero de 2013

Bacalao Pochado sobre Verduras Confitadas




"Te conozco Bacalao, aunque vengas disfrazao"

Anónimo


De Almería



Muy buenos días, al fin saco algo de tiempo para poder comenzar a subir recetas al blog.

Y es que cuando trabajo en turno de tarde dispongo de poco tiempo. 

Entre llevar las niñas al cole y dejar la comida preparada, más un par de cafés de turno; se me va la mañana.

Este plato me lo ha hecho llegar Dña. Manuela desde Almería. Ya lo preparamos hace un par de semanas en la Residencia y el resultado fue exquisito por ello le doy una nota de aprobado alto. 

En fin alegría gente aunque; "el horno no está pa bollos" nunca mejor dicho. 

¡Vaya como está el patio en el país! 

Un Saludo

Ricardo


INGREDIENTES

Medio Kilo de Bacalao (Aprox)

Una cabeza de Ajos o unos siete dientes de ajos.

Una Cebolla grande

Dos Tomates maduros.

Un Pimiento rojo

Laurel

Aceite de Oliva Virgen Extra.

Sal



ELABORACIÓN

Primero pochamos el bacalao, en agua a hervir no más de cinco minútos. Comprobamos que el pescado forme lascas frescas y separadas.
Al agua le podemos añadir alguna especia; pimienta negra, cominos...
Poca sal porque el bacalao la absorbe muy bien.

Luego confitamos los ajos;

Pelamos bien la cabeza de ajo y dejamos todos los dientes sueltos, (existe la opción de dejarlos sin pelar), los ponemos en un cazo y cubrimos de aceite de oliva.
Dejamos hacer a fuego lento, sin que llegue nunca a hervir el aceite, unos 30 minutos, apartamos.

Aprovechamos el mismo aceite de freír los ajos y repetimos la operación con la cebolla y el pimiento rojo, (¡Ojo! con la proporción de aceite, la cebolla debe sofreír en él, no freír. El aceite nunca debe de cubrir la cebolla ni el pimiento) Le podemos añadir un poco de azúcar o un chorrito de buen vinagre. El color y textura nos indicarán cuando estén en su punto. Lo ideal es cortarlas a juliana para este plato. (A fuego siempre muy lento)

Una vez confitada la cebolla y el pimiento rojo añadimos el tomate pelado y los ajos confitados,sin pepitas el tomate (si puede ser). Sofreímos todo junto.

Emplatamos primero, conformando la cama de verduras confitadas y sobre esta el bacalao. 

Probamos por supuesto el punto de sal y cuidado con que no salgan las verduras demasiado aceitosas. Por eso es bueno escurrirlas un poco ayudándonos con la espumadera.  

Si consideramos regamos el bacalao con un poco de jugo resultante de sofreír las verduras. (a mi personalmente me encanta que se vea relucir el blanco del pescado fresco)


OBSERVACIONES

Bacalao fresco, de calidad. Podremos comprobar la calidad cuando lo hayamos cocido tocando con los dedos la piel del mismo y percibiendo la gelatina que suelta entre nuestros dedos.

Nunca debemos pasarlo de cocción, aunque he puesto cinco minutos depende del grosor de la pieza, la cantidad de agua y la temperatura de ebullición. 

Le van bien al plato la compañía de las aceitunas verdes, espárragos blancos, alcaparras...

Algunas hierbas aromáticas como el hinojo, tomillo o romero.

Muy parecido al Bacalao a la Vizcaína, aunque este es más entretenido por el tiempo necesario para confitar los ajos y la cebolla; y obviamente porque no resalta salsa alguna por encima del pescado.



6 comentarios:

  1. Me encanta el bacalao y con esa vedurita confitada me parece una delicia. Te ha quedado con un aspecto inmejorable. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  2. Ricardo, no soy muy de pescado, pero esta receta se la voy a imprimir a mi madre, que ella si que le encanta el bacalao y creo que le va a encantar.

    La verdad es que tiene una pinta estupenda.

    Saluditos!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Clara, el secreto de esta receta es el tiempo.
    Tiempo justo y preciso para el pescado y prolongado para las verduras. Contraste de frescura y de experiencia...

    Besos Clara.

    ResponderEliminar
  4. Espero que le guste a tu madre Chela, reconforta alimentar a nuestra madre. Ella nos alimentó primero, quédate con eso. Devolvemos con infinita gratitud lo que un día recibimos...

    Besos Chela

    ResponderEliminar
  5. Me encantan los colores y brillos, en esta ocasión el blanco del pescado se mete por los ojos. Resalta frescura, Es un plato elegante.

    Saludos Amigo Marcos

    ResponderEliminar